lunes, 15 de noviembre de 2010

mis dos ángeles no existen.

y me senté, frente a frente con los dos, mi ángel blanco y mi ángel negro.
los miré fijamente...
los ojos color miel me devolvieron una sonrisa tierna, y los oliváceos una risita pícara;
ambos me estremecieron por igual.
esas ganas intensas de volverme uno con ellos, de quedarme ahí para siempre, el no sé qué que mi cuerpo no puede contener y mi mente no puede descifrar ni explicar, hicieron latir mi corazón con vehemencia.
tan distintos, y tan iguales a la vez; aún así supe bien lo que tenía que hacer.
esa misma felicidad que alguna vez llenó todo mi ser, se había convertido en dos grandes cicatrices todavía supurantes, punzantes, imposibles de ignorar.
- te amo - dijo el ángel negro, con esa expresión única capaz de hacerme desistir de cualquier sentencia irrevocable; pero su tiempo había caducado, al igual que el del ángel blanco en la primera opotunidad. lo besé con el énfasis de la última vez, pero ambos supimos que no era el final.
tomé la mano del ángel blanco, y caminé casi sin mirar atrás, sin pensar en lo efímero, lo incierto, y lo frágil de todo aquello, pero con la seguridad de la experiencia a flor de piel y con la certeza de, esta vez, no haber elegido a nadie más que a mí misma.

siempre que me siento sola, me pongo alas y subo al cielo,
pero en la vida real sé que los ángeles no existen.

3 comentarios:

Alma dijo...

Gracias por pasar por mi blog! :)

Que bonito tu texto, me gusta mucho ^^

Saludos desde españa :P

BrujaaQueen dijo...

Claro que existen siempre estan ahi solo hay que saber observar

Rodri dijo...

jajaja, no soy solo un dj, tambien soy humano y tengo sentimientos, jajaja. besotes

say something!

!

Gracias por leer!