jueves, 1 de diciembre de 2011

adiós Noviembre, bienvenido Diciembre.- part1.

En el remanso de la noche, la luna cubre la ciudad con un terso manto de luz plateada, que se cuela tímidamente a través del cristal. Los faroles iluminan la plaza central exageradamente, y a lo lejos escucho ladrar a un perro solitario. Yo, junto a mi no habilidad para sentarme como una persona normal, me acomodo en el asiento del acompañante, con la cabeza apoyada en la guantera, y las piernas juguetonas por arriba del respaldo de la butaca. Vos me mirás, ladeando la cabeza y sonriéndome a la vez, como pensando “- ¿Qué tendrá en la cabeza esta loca? Loca, loca, loca linda”, soltando una que otra carcajada, tamborileando Surfer Babe con una mano sobre el volante, y la otra acariciándome acompasadamente el muslo de la pierna derecha. Yo te cuento de todo, muevo la boca a toda velocidad, tanto que se me seca, tanto que te cuesta seguirme. Y te canto. Canto a los gritos, te hago reir, nos reímos juntos, nosotros juntos somos todo risa, todo tiempo que parece detenido, pero que al final se mueve más rápido que mi boca escupiendo palabras, que mi lengua inquieta contra el paladar. Afuera las estrellas refulgen en el cielo, y los faroles destilan su luz gigantescamente, tanto que parece de día, tanto que me encandilan, que me enceguecen. Y así, sin ver nada, sin poder pensar con claridad, sigo escupiendo palabras, las vomito, las salpico contra el vidrio, contra todo, se me olvidó donde estaba.

say something!

!

Gracias por leer!